Home / Columnas / PELIGRA EL”TLCAN”, POR MISERABLES SALARIOS DE MEXICO.             JOSE LIMA COBOS*

PELIGRA EL”TLCAN”, POR MISERABLES SALARIOS DE MEXICO.             JOSE LIMA COBOS*

La incertidumbre que existe en la renegociación del tratado de libre comercio con Estados Unidos es real y profunda y, si bien ambos países se han beneficiado en los largos años de su existencia , el empresario presidente Trump nos ve con desdén, porque no hemos hechos nada para mejor la economía de los mexicanos, es decir, el salario que se paga en México es injusto y no competitivo con los que perciben sus conciudadanos y obviamente, la migración se ha incrementado por nuestra mano de obra barata.La competencia desleal en salarios mínimos entre México y los Estados Unidos no tiene parangón, por ello, Trump lo ve como un desequilibrio , pues en tanto la hora allá es de 7 o quince dólares que a precio de mercado es de 122.5 o 385 la hora respectivamente , aquí la jornada diaria de ocho horas, es de menos de cien pesos, esto es, ocho pesos la hora lo que propicia la acumulación de la riqueza en pocas manos, y lo acendrado de la miseria.

 

S i bien en los Estados Unidos existe- cantidad más o menos- cincuenta millones de pobre de una población de 350 millones , en nuestro país, la pobreza real es de cerca de setenta millones de una población de ciento veinte millones, en concreto, la economía nacional no tiene movilidad al concentrarse en muy pocas manos, lo que genera que cada día haya una mayor afluencia de inmigrantes en la búsqueda de un mejor bienestar en aquél país, esencialmente porque los salarios de miseria en nuestro país, son auténticamente de hambre y la mejor prueba son los salarios que registra el Instituto mexicano del seguro social.

 

 

    Pero esto no es privativo de los capitalistas mexicanos, sino que también de los extranjeros quienes vienen a invertir, por lo que no es casual que Trump amenace con la imposición de mayores gravamen ante el desequilibrio salarial, por ejemplo, en la cuestión eléctrica, petrolera , minera , agua, etcétera, cuyos abusan, con la complacencia de gobierno , de bajos salarios que de ninguna manera se compensa con las utilidades que se llevan, y algo elocuente está en los bancos principales saqueadores que presumieron que con las utilidades que obtuvieron aquí, sacaron a flotes los problema en su país de origen, en concreto, se puede afirman, sin duda, que se está saqueando la riqueza y que la miseria y las grandes necesidades internas, se empoderan en nuestro país y obviamente que se ve como una amenaza para la estabilidad interna y también para el país vecino, cuya amenaza está en la afluencia migratoria.

 

 

Se podría afirmar que bienvenida la inversión para consolidar la economía del país pero no a costa de más miseria y es lo que está lo viendo Trump con México , de ahí su exigencia con sus empresarios o industriales internos que si van a invertir fuera de su país, tendrán que pagar más impuestos por lo que se importe para su consumo interno, en la lógica interpretación de que, al explotar más a un trabajador en el extranjero, con ese desequilibrio salarial , incide en mayor riqueza para una minoría.

 

   Pero si todo lo anterior fuera poco, el gobierno , en lugar de aplicar la ley contra quienes sustrajeron sus capitales y los invirtieron en el extranjero, ha prolongado la vigencia de un decreto que permite que esos capitales regresen sin mayor problema, es decir, poco importa que sea proveniente de enriquecimientos ilícitos como tráfico de drogas, trata de personas, delincuencia organizada, etcétera, total como dijo el obispo de Guadalajara, cuando el narco o cualquier criminal da un diezmo a su iglesia, por ese solo hecho queda liberado de cualquier pecado.

limacobos@hotmail.com

Twitter :@limacobos1

About Redaccion

Check Also

REVOLUCIÓN MEXICANA: A 107 AÑOS Tomás Mundo

Han pasado 107 años del inicio de la revolución mexicana, resulta muy interesante hacer un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *