Home / Columnas / LEY DE SEGURIDAD INTERIOR ¿ OBSCURO O CLARO NEGOCIO?.                    JOSE LIMA COBOS*

LEY DE SEGURIDAD INTERIOR ¿ OBSCURO O CLARO NEGOCIO?.                    JOSE LIMA COBOS*

Cuando Felipe Calderón Hinojosa , el presidente del 0.50 de votación superior a López Obrador en las elecciones presidenciales del 2006 – todo porque el tribunal federal del poder judicial de la federación no autorizó el análisis de todas las casillas, del voto por voto- llegó a ocupar el cargo de presidente de la república , siendo el jefe del ejército, a manera de advertencia ante la toma de reforma, se colocó la cosaca militar y desde la tierra de Lázaro Cárdenas,- Michoacán- declaró la guerra al narcotráfico y ahí comenzó el gran negocio que hoy tiene al país en crisis de agonía, pues no se aclara a precisar hacia donde queremos llegar.​Al no tener una definición clara entre seguir con el gran negocio que representa la seguridad jurídica interior,- invertir más dinero en la compra de sofisticado equipo de combate para q continuar la guerra , o, por el contrario encontrar la paz con justicia, que es menos onerosa, se ha escogido el camino de la violencia , por lo mismo aún no se determina, en definitiva, si el ejército sigue en las calles plenamente legitimado en una ley especial, o se acata lo que dispone la constitución política del país que señala que en tanto haya paz, el ejército tiene que estar en sus cuarteles.

​Uno de los distractores que utiliza el gobierno de Peña Nieto es abrir el debate entre si el ejército y la marina siguen en las calles asesinado con impunidad, o legalizamos su participación con una ley que solo busca militarizar al país y que los crímenes se incrementen, pues no se repara aún en que México ha sido condenado internacionalmente a que los militares se sujeten a sus funciones castrenses y que sea la policía civil la que haga las tareas de orden de la seguridad interna, pues en tanto la patria no esté en peligro de una invasión extranjera, nada tienen que hacer los militares en las calles.

Si se realizara una auditoria seria a los recursos que se han destinado a la seguridad pública de la nación por conducto de los gobernadores, sin duda que todos estarían en las cárceles por el desvíos de los mismos, pero no tan solo ellos, sino también los secretarios de hacienda de Calderón y de Peña Nieto que permitieron, en la mayor impunidad, que los mismos fluyeran sin exigir cuentas, lo que habla del contubernio ominoso que se dio y que es causa de lo que causa ahora la crisis de seguridad.

             La declaración que vertió el secretario de Marina Vidal Soberón es de antología cuando afirma” garantizar la seguridad es un principio ineludible del estado mexicano, un principio con el cual el ejército, la fuerza aérea y la armada de México hemos sido convocados a participar en las labores de seguridad pública, ello, hay que decirlo, debido a que en muchos de los casos los cuerpos de policía se han visto rebasados”, es decir, la incapacidad de la autoridad civil para asumir su responsabilidad, sin embargo, no se fijan responsabilidades, al contrario, se alienta la corrupción al destinar recursos a un barril sin fondo y menos resultados prácticos.

​La condena contra es ley de seguridad interior que fue aprobado por los diputados de los partidos revolucionario institucional y verde ecologista, habla muy claro de la pretensión, en pleno proceso electoral de crear temor en la población para orientar el voto a favor de quienes quieren

que exista más y mayor violencia, sin importar las consecuencias, pese a las protestas de organismos de derechos humanos o bien la ONU y la OEA que han sido claros y contundentes en esa materia, o como lo expresó Julia Carabias al recibir la presa Belisario Domínguez, o bien como lo externó personalmente al presidente la senador Sansores al responsabilizarlo de ese hecho, sin embargo, la guerra siempre ha sido un gran negocio y siendo así, lo más probable es que se palie el reclamo del ejército, aunque en definitiva, debe volver a sus cuarteles que es el sitio reservado por la constitución política del país-

.​ Calderón inició la masacre de la república, y Peña Nieto quiere convertirse en su consolidado ejecutor, violándose los principios de presunción de inocencia, debido proceso, detención legal del imputado y demás beneficios que son consustanciales a la persona, por ser algo de suyo poseedor y que sus actos, por graves o deleznables que sean, tienen que estar dentro de ámbito de la competencia de las leyes y jamás en la arbitrariedad de las bayoneta o las balas, pues con ellas jamás se conoce la verdad.

limacobos@hotmail.com

Twitter :@limacobos1

About Redaccion

Check Also

APUNTES Manuel Rosete Chávez “Anaya es más peligroso que AMLO”:Javier Lozano

Pepe Yunes, el político más honesto de todos  A grito tendido para que lo pudiéramos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *