Home / Columnas / DE FACHADAS FLORIDAS. ​​​​​​​​Nora Guerrero Vecinos trabajando

DE FACHADAS FLORIDAS. ​​​​​​​​Nora Guerrero Vecinos trabajando

Estimados lector-lectora, hoy hago un alto en el camino respecto a temas que he venido abordando en las últimas semanas: Guía para cultivar Plantas en los balcones, en los patios y en el interior del botánico Noel Clarasó, para dar paso a la narración que gentilmente me dirige la maestra Marina Anleu, asidua colaboradora de este espacio de comunicación:  ​“Hoy salí a caminar temprano, desde la casa -en INDECO Ánimas- hasta Plaza Cristal. Aproveché y visité a Don Darío de la colonia Vanguardia Revolucionaria. El es integrante del Comité de Contraloría Social de Mantenimiento, Rehabilitación de Jardinería de parques, glorietas y sitios públicos de Xalapa. Saludé a su gentil esposa Martha, también a un hijo de Pinita y me deleité con ‘sus’ jardines públicos tan cuidados. En contraste, me molesté por ver como siguen derribando árboles, los domingos que nadie inspecciona ni hay donde denunciar a los inconscientes que actúan a escondidas para cometer sus fechorías. Observé como quitaban los troncos de cuatro árboles que vivían justo en la banqueta del Colegio Siglo XXI, en la colonia INMECAFE y vi troncos tirados en un lote baldío de la calle Congreso de Apatzingán, cerca de la colonia Vanguardia Revolucionaria.

​“Caminando por la vía, llegué a la calle Teotihuacan y encontré que los vecinos adoptaron un área verde pegada a la vía, hasta pusieron una virgen de Guadalupe y un pequeño santuario. Muchas plantas, todo verde muy cuidado. En alguna ocasión quise inscribirlos en el Concurso de Fachadas, pero no pude localizarles. Pasé a una pequeña papelería para sacar fotocopias y me agradó observar una faena de vecinos para tomar en adopción otro tramo de área verde. Eran diez hombres (entre niños, jovencitos y adultos mayores) y nueve mujeres. Unos rascaban con energía y sacaban piedras grandes, otros cargaban y acarreaban en carretillas, otros en cubetas sacaban piedras más pequeñas; las mujeres con palas también participaban y otras ofrecían comida y agua para almorzar.

​“De pronto, se vino una lluvia finísima y ni así cesaron de trabajar. Comenté con uno de los muchachos de la faena, de la buena vecindad que se establece cuando se adopta un área verde. Me dijo que era la primera vez que él participaba pero que antes, ya las señoras habían creado aquella área bonita donde está la virgen ¡y que le van a seguir! Le entregué una fotocopia del artículo que alguna vez escribiste acerca de la convivencia vecinal que se fomenta al adoptar un área verde, donde mencionas a Guadalupe Flores de INDECO y a la señora Eduarda del rumbo de la Rotonda y le platiqué del Concurso de Fachadas -que quizá ya no se realizará este año, pues todo tiene su ciclo.

​Continúa Marina: “Sugerí al grupo que tomara fotos para comparar “el antes” y el “después” de la adopción del lugar, previendo situaciones insospechadas en que, vecinos y hasta autoridades, descalifican a los de la iniciativa, lejos de reconocer su esfuerzo y recursos empleados para rescatar de la basura algunos espacios y convertirlos en áreas vivas, para bienestar de la comunidad. Les propuse escribir la historia del área que se adopta, para que se conozca su génesis y su proceso de transformación. Esto provoca que se respete su contenido y valor educativo, lo que contagia a otros a hacer lo mismo…o mejorarlo.

​“Esta experiencia la comenté a Don Dario y Martha, de la misma colonia, ellos se pondrán de acuerdo con la familia de Pinita, pues tienen fotos para hacer la historia de su área verde adoptada”. Hasta aquí la carta de Marina, ¡Gracias! xalapaflorida@hotmail.com

About Redaccion

Check Also

¡Pero, qué poca… solidaridad! Apuntes por Manuel Rosete Chávez 

“!Asesino!, le gritaron a Calderón; un tragoamargo sin chaser ni hielo…” Yo   ¡Pero, qué …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *